Archivo mensual: marzo 2011

¡Viva la primavera!

Querido seguidor, querida seguidora, si es que existes, estoy despierto otra vez.

Es malo el invierno para andar recorriendo esos caminos embarrados, y uno tiene una edad. Así que me he resguardado durante cuatro largos meses que espero sepáis disculparme.

Muchas cosas han pasado, ya os iré contando, mientras este TICtiritero permanecía a resguardo. Y quiero empezar por la más reciente. Mi primer paseo, mochila al hombro y abiertos los ojos, bajo el sol primaveral que calienta los huesos y nos trae la vida.

Mucha más gente, como yo, se ha echado a la calle, que ya es hora de pasearnos a cuerpo (perdón por la licencia) y he disfrutado del espectáculo de jóvenes con patines y bicicletas invadiendo las aceras (¿para cuando el carril bici?) de viejos jubilados y viejas jubiladas en sus carritos, arrastrados por jóvenes sudamericanas, o arrastrando los pies lastimosamente empujando ellos mismos, ellas mismas, sus andadores (“tacatacas” decía mi abuela) de muy diversos estilos y diseño. Y he visto pocos, muy pocos carritos de bebés empujados por  jóvenes padres o madres. Pero lo que más me ha impactado es el carrito que no me he resistido a inmortalizar en la foto que adjunto.

A mí, al verlo, solo  me asomó a la garganta un grito de socorro que ahogué inmediatamente por respeto a la viejita que tiraba de semejante carrito y pensé ¡cuánta soledad debe arrastrar para volcar tanto cariño en lo que lleva dentro!

Como no tengo palabras para decir lo que me provoca su contemplación,  dejo a tu criterio, querido lector, querida lectora, si es que existes, que  tu amable (o no) comentario sea el que añada la palabra adecuada, la frase certera  que la acompañe…