¡Viva la primavera!

Querido seguidor, querida seguidora, si es que existes, estoy despierto otra vez.

Es malo el invierno para andar recorriendo esos caminos embarrados, y uno tiene una edad. Así que me he resguardado durante cuatro largos meses que espero sepáis disculparme.

Muchas cosas han pasado, ya os iré contando, mientras este TICtiritero permanecía a resguardo. Y quiero empezar por la más reciente. Mi primer paseo, mochila al hombro y abiertos los ojos, bajo el sol primaveral que calienta los huesos y nos trae la vida.

Mucha más gente, como yo, se ha echado a la calle, que ya es hora de pasearnos a cuerpo (perdón por la licencia) y he disfrutado del espectáculo de jóvenes con patines y bicicletas invadiendo las aceras (¿para cuando el carril bici?) de viejos jubilados y viejas jubiladas en sus carritos, arrastrados por jóvenes sudamericanas, o arrastrando los pies lastimosamente empujando ellos mismos, ellas mismas, sus andadores (“tacatacas” decía mi abuela) de muy diversos estilos y diseño. Y he visto pocos, muy pocos carritos de bebés empujados por  jóvenes padres o madres. Pero lo que más me ha impactado es el carrito que no me he resistido a inmortalizar en la foto que adjunto.

A mí, al verlo, solo  me asomó a la garganta un grito de socorro que ahogué inmediatamente por respeto a la viejita que tiraba de semejante carrito y pensé ¡cuánta soledad debe arrastrar para volcar tanto cariño en lo que lleva dentro!

Como no tengo palabras para decir lo que me provoca su contemplación,  dejo a tu criterio, querido lector, querida lectora, si es que existes, que  tu amable (o no) comentario sea el que añada la palabra adecuada, la frase certera  que la acompañe…


Anuncios

5 Respuestas a “¡Viva la primavera!

  1. Hay que ser gili… (y mi comentario es amable, por si cabe alguna duda!)

  2. Me parece enternecedor. No son pocas las personas mayores que se apoyan en la compañía de sus mascotas para encontrar lo que los seres ¿humanos? no somos capaces de dar. Las conozco, las hay a mi alrededor, tienen nombre y apellidos para mí. Ninguna de ellas mete a su perrito en un carro de bebé pero quizás solo sea por pudor.

  3. Está claro que esa perrita es algo más que un animal para esa señora, lo puedo llegar a entender aunque nunca ha sido mi caso. Lo del carro me parece secundario, a estas alturas de mi vida ya me sorprenden pocas cosas.
    PD: Digo yo que será una perrita… ¿o un afroperro?

  4. VIVA LA PRIMAVERA..!!
    Yo creo, que su nuera no confia mucho en la pobrecita suegra… y le ha soltado a la perrita…. en vez de dejarle su nietecito para darle el paseito .
    PD …. eso,eso….. es perro o perra?

  5. Desde que vivo en Inglaterra no paro de llevarme sorpresas. Nos encanta ir a un outlet donde podemos encontrar verdaderas gangas para nuestra pequeña Oliva de tan solo 6 meses. Un día, paseando por sus maravillosos pasillos encontramos “el chollazo”, o eso creíamos. Un carrito para Oliva por sólo 34 libras!!, cual fue mi sorpresa cuando mirándolo detenidamente, el carrito no iba destinado a bebés humanos, si no más bien para bebés caninos. Ya sólo les falta comer Fast Food y dentro de poco la gente se llevará las manos a la cabeza por la creciente obesidad entre el gremio de nuestros mejores amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s