Archivo mensual: junio 2013

Noche cubana en Jazzybar y el pajarito de Chávez

 noche cubana jazzy bar 00 copiaAnoche fui a una terraza que han montado justo al lado del yacimiento romano conocido como “finca del secretario”.  De las ruinas romanas, de la mole de edificio que construyeron sobre ellas,  y del secretario y su finca quizás hablemos algún día. Pero hoy os voy a contar lo que me ocurrió anoche.

Al margen de otras consideraciones, en la terraza se está muy bien. Es agradable sentarse en estas noches de casi verano a tomar el fresco.  Jazzy bar se llama. Y ponen buenas tapitas y raciones a precios muy razonables, excepto cuando tienen espectáculo de música en vivo. En estas ocasiones la relación calidad precio se resiente, más en los precios que en la calidad. Pero se resiente.

Ayer era uno de esos días.

noche cubana jazzy bar 010 copia

Actuaba Vanito Brown.

La noche se presentaba espectacular y para ambientar la espera nos ofrecieron unas jarras de cerveza y un plato de arroz con frijoles negros.

Yo, como suele sucederme siempre que detengo mi paso en alguno estos estos lugares cargados de historia, me imaginaba a los romanos de hace 20 siglos desparramados por allí, después de un duro día de trabajo en la fábrica de salazones. Bebiendo una jarra de vino y  contemplando el mismo cielo que yo estaba viendo.

En la mesa contigua a la nuestra había una familia que hablaba con un dulzón acento caribeño. Y justo unos minutos antes de empezar el concierto un pajarillo se vino a posar plácidamente sobre la cabeza de una señora. Como si no fuese ya sufientemente extraño el curioso aterrizaje, la señora empezó a contar que había soñado exactamente eso la noche antes:  “Que un pájaro se le posaba en la cabeza”. Y el marido, a su lado, corroboraba que se lo había contado esta mañana. Y oir a los dos, viendo al pájaro felizmente posado sobre su cabeza me resultó… ¡yo que sé lo que pensé en ese momento!

Ratito de misterio. Ratito de risas. Y como el pajarillo seguía feliz sobre aquella melena… ratito de cámaras. Hasta que alguien dijo “A ver si va a ser El pajarito de Chávez que no se quiere perder el concierto”

El animalillo nos miró, se sacudió incómodo y emprendió el vuelo.

Llegó Vanito y tras el desconcierto provocado por el pajarillo nos alegró los oídos un par de horas con su concierto. Y me olvidé del asunto. Pero esta noche he soñado con romanos, y romanas, con extrañas hierbas combinadas con arroces y frijoles, con mágicas pociones vertidas sobre jarras de cerveza, con señoras que sueñan lo que va a ocurrir, con música de tambores ancestrales cuyo sonido repetitivo y machacón te llevan al paroxismo … y con pájaros, muchos pájaros. Así que no he podido reprimir el impulso que me ha llevado a contarte todo esto. En todos los años de mi vida por esos caminos que recorro, TICtiritero soy y ando muchos, jamás había vivido algo así.

Aquí abajo tenéis las fotos del concierto.

Anuncios

Que es un soplo la vida. Que veinte años no es nada.

Marbella. Una espléndida mañana bien mediada la primavera. Victoria Kent duerme el sueño eterno. Las letras, las artes, las ciencias, … todas las materias que componen el saber humano la acompañan. Unos alumnos del Instituto que lleva su nombre afinan instrumentos de viento y suena el aria de Madame Butterfly. Todo es de un parduzco añejo. Todo parece tener más de un siglo.
De pronto, alegres mariposas revolotean alrededor de las viejas estatuas. Y explota la vida.
Como si de un sueño se tratara, a través de un fino velo, contemplamos el despertar de Victoria Kent que junto a las ciencias, las letras y las artes encabeza la marcha vigorosa con que alumnos, alumnas, profesoras y profesores avanzan en un organizado caos cuyo desorden aparente no eclipsa la firme voluntad de ir siempre adelante. Marcando el ritmo de los tiempos, formando(se) generaciones de jóvenes.
Al final de la avenida confluye toda la algarabía de color, movimiento acompasado y alegría desbordada.
No era un sueño. La calle retoma su color. Un viejo “tanguista” nos recuerda “que es un soplo la vida, que 20 años no es nada” y voces jóvenes cierran el homenaje “a quienes han pasado por las aulas que ahora ell@s ocupan como quizás algún día lo harán sus hijos e hijas”.
Celebramos el aniversario de una institución que en 20 años de existencia ya ha dejado una profunda huella en la ciudad.
El IES Victoria Kent.

Para celebrar esta efemérides, todo el instituto salió a la calle y realizó la puesta en escena que podéis ver en el video enlazado arriba.

Aunque lo cierto es que el mayor peso en la preparación de coreografía y ensayos con los grupos lo llevó la profesora de educación física, profesorado de distintas áreas fue aportando ideas, atrezo, montaje musical, …

El alumnado invadió y llenó el espacio público de alegría y color, sin molestar a nadie. Muy al contrario, dieron una agradable sorpresa a quienes por allí paseaban que se encontraron repentinamente inmersos en el montaje y pudieron disfrutarlo.

La grabación, realización, edición y montaje corrió a cargo de alumnado de los ciclos formativos de grado superior  de realizaciónde producción audivisual del IES Guadalpín (también de Marbella) bajo la atenta y discreta mirada de sus profes.

El cantor de jazz  prestó su voz.  Y también colaboró algún que otro asesor del CEP Marbella-Coín aunque no sé por qué motivo –Massimo– no aparece en la foto como este viejo TICiritero “curiosón” que tuvo la suerte, la inmensa suerte, de estar por allí, de formar parte de este montaje desde el mismo momento en que se empezó a gestar y sobre todo, de conocer de cerca a esta gente joven cargada de ilusiones. Es todo un lujo verlos trabajar con tanta alegría y profesionalidad que más que un grupo de estudiantes parecen un experto equipo de cualquier productora del mundo del cine o la televisión.

¡Ojalá tengan toda la suerte que merece su entusiasmo y saber hacer!

equipo grabación

Equipo de grabación, edición y montaje.

El ayuntamiento concedió los pertinentes permisos y facilitó el sonido.

“Profe” ¡Qué hermosa profesión tienes!

A ti profe.  A ti que te están machacando estos politicastros de tres al cuarto.
A ti que ves cómo tanta gente que te rodea desprecia tu valor.  Y el valor de lo que haces.
A ti que ves cómo está calando ese mensaje perverso de quienes nos (des)gobiernan gritando a los cuatro vientos que eres un vago y un maleante. Culpable,  junto con el resto de servidores públicos, de todas las desgracias que nos está acarreando la crisis.
A ti te aseguro que el tiempo, tu mejor aliado, va haciendo que tu labor cale en quienes son la esencia y meta de tus desvelos. De tu tarea diaria.
El tiempo, tu mejor aliado, va haciendo que maduren “esos locos bajitos” que a veces llegan a desquiciarte.
Y un día, de pronto, con la irreverencia y la insolencia de sus 15 años mal cumplidos, rompen la pompa, el boato y los protocolos para decirte, a su manera,  cuánto aprecian lo que has hecho por ellos.

A ti profe.  A ti te lo dedicaron.  Y a sus padres y madres.

Disfrútalo entero. Hasta el final.