Noche cubana en Jazzybar y el pajarito de Chávez

 noche cubana jazzy bar 00 copiaAnoche fui a una terraza que han montado justo al lado del yacimiento romano conocido como “finca del secretario”.  De las ruinas romanas, de la mole de edificio que construyeron sobre ellas,  y del secretario y su finca quizás hablemos algún día. Pero hoy os voy a contar lo que me ocurrió anoche.

Al margen de otras consideraciones, en la terraza se está muy bien. Es agradable sentarse en estas noches de casi verano a tomar el fresco.  Jazzy bar se llama. Y ponen buenas tapitas y raciones a precios muy razonables, excepto cuando tienen espectáculo de música en vivo. En estas ocasiones la relación calidad precio se resiente, más en los precios que en la calidad. Pero se resiente.

Ayer era uno de esos días.

noche cubana jazzy bar 010 copia

Actuaba Vanito Brown.

La noche se presentaba espectacular y para ambientar la espera nos ofrecieron unas jarras de cerveza y un plato de arroz con frijoles negros.

Yo, como suele sucederme siempre que detengo mi paso en alguno estos estos lugares cargados de historia, me imaginaba a los romanos de hace 20 siglos desparramados por allí, después de un duro día de trabajo en la fábrica de salazones. Bebiendo una jarra de vino y  contemplando el mismo cielo que yo estaba viendo.

En la mesa contigua a la nuestra había una familia que hablaba con un dulzón acento caribeño. Y justo unos minutos antes de empezar el concierto un pajarillo se vino a posar plácidamente sobre la cabeza de una señora. Como si no fuese ya sufientemente extraño el curioso aterrizaje, la señora empezó a contar que había soñado exactamente eso la noche antes:  “Que un pájaro se le posaba en la cabeza”. Y el marido, a su lado, corroboraba que se lo había contado esta mañana. Y oir a los dos, viendo al pájaro felizmente posado sobre su cabeza me resultó… ¡yo que sé lo que pensé en ese momento!

Ratito de misterio. Ratito de risas. Y como el pajarillo seguía feliz sobre aquella melena… ratito de cámaras. Hasta que alguien dijo “A ver si va a ser El pajarito de Chávez que no se quiere perder el concierto”

El animalillo nos miró, se sacudió incómodo y emprendió el vuelo.

Llegó Vanito y tras el desconcierto provocado por el pajarillo nos alegró los oídos un par de horas con su concierto. Y me olvidé del asunto. Pero esta noche he soñado con romanos, y romanas, con extrañas hierbas combinadas con arroces y frijoles, con mágicas pociones vertidas sobre jarras de cerveza, con señoras que sueñan lo que va a ocurrir, con música de tambores ancestrales cuyo sonido repetitivo y machacón te llevan al paroxismo … y con pájaros, muchos pájaros. Así que no he podido reprimir el impulso que me ha llevado a contarte todo esto. En todos los años de mi vida por esos caminos que recorro, TICtiritero soy y ando muchos, jamás había vivido algo así.

Aquí abajo tenéis las fotos del concierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s