Archivo de la categoría: TIC

#eabe12 en ruta hacia #eabe13, o de cómo elevar la mirada de la escuela pública más allá del horizonte.

Quiero empezar mostrando la careta que me regaló Jefferson. Una de las sorpresas de #eabe12 . Gracias Jefferson

Parece que fue ayer cuando escribí mi último post.

Recién acabado el #eabe11  prometí escribir mi impresiones, mis reflexiones sobre el evento.

Si te has molestado en mirar el enlace habrás visto que no lo hice. Podría decir que como yo era parte de la organización me dió un poco de pudor entrar a valorarlo. Podría decirlo, pero no me lo  creería ni yo mismo. La cuestión es que soy flojo para escribir en este blog. Ando de un lado para otro, tictiritero soy, y prefiero observar lo que otr@s dicen, que lo dicen muy bien dicho por cierto, como por  ejemplo ha hecho ya Jordi . O el cronista indispensable de cada uno de estos eventos Juanma Díaz

En esta ocasión no pienso callar. No puedo retener las ganas de pregonar a los cuatro vientos lo que he visto, oido, vivido, sentido y compartido con toda esta gente en Carmona.

Y he visto una organización llena de aciertos, impecable, cuidadosa y atenta hasta el último detalle. Una organización que dejándose ver lo mínimo imprescindible ha engrasado el evento de tal forma que “pareciera que funcionaba solo”. Que no han dejado que guruses ni gurusas nos “vendan su moto” y que han dado, de verdad, la palabra a “l@s invisibles”. Y han abierto el sendero para que sus reflexiones se oigan alto y claro. Gracias a todas las personas que habéis dedicado tantas horas de vuestro tiempo.

He vivido dos días de intensas emociones, encuentros, desvirtualizaciones, sorpresas,  reencuentros con amig@s y compañer@s, besos, abrazos y achuchones. Hemos trabajado con dinámicas muy diversas y efectivas al tiempo que entretenidas. Trabajar puede ser divertido. Y se han elaborado cantidad y variedad de productos  – aquí puedes ver algunos –  a modo de conclusiones o como punto de partida para continuar el debate. (Esta es la página oficial con todo lo elaborado por los grupos)

He compartido reflexiones con gente de un talento y una creatividad desbordante. Y me han hecho revivir al niño que llevo dentro. Me han recordado, curiosamente un chaval, algo que yo ya sabía y que tenía bastante olvidado:  que la escuela es repetitiva, aburrida y poco creativa.

He conocido de primera mano el lamentable estado al que está llegando ya en algunos lugares la escuela pública de la mano de los reyes del recorte y la austeridad. Y la ilusión, la determinación y el empeño con que profesorado y  familias están tratando de hacer frente a ese tsunami en tantos sitios…

He flotado. Sí, literalmente he flotado sobre esa otra visión triste y desmotivada que tan a menudo uno encuentra cuando habla con colegas. Y es agradable ver otros horizontes cuando se eleva el punto de vista. En #eabe12 hemos respirado alegría y optimismo. He sentido que otra escuela es posible. Que hay mucha, mucha gente enredada que no pierde la ilusión por su trabajo; que hace mucho y muy bien y que lo comparte.

Así que … dicho esto, como mi amigo diegogg se pregunta en su blog al hilo de lo que dijo uno de los chavales en el encuentro, yo también me pregunto “¿todo esto va a servir para algo?

El encuentro me elevó unos metros, así que antes de irme de vuelta a casa y poner los pies de nuevo en el suelo de lo cotidiano, para no dejar de flotar, me fuí con un grupo de amigos a sobrevolar el cielo de Sevilla en un globo. Nos fuimos con nuestra bufanda verde. Para que por encima de todas las miserias que nos barrunta el futuro no se nos olvide que el fin de todo esto es conseguir “una escuela pública de calidad para tod@s y de tod@s”. Colgamos la bufanda de la barquilla del globo y la dejamos ondear al compás del viento sobre los campos del Aljarafe.

Y allí, colgado en la frágil canasta pensé que la escuela es también como una barquilla colgada de un globo de aire caliente, al pairo de los vientos y las corrientes térmicas, de políticos que no ven más que un puñado de votos o un negocio redondo. Pero también pensé que mientras haya combustible en las bombonas, el rumbo esté bien trazado y el piloto mantenga el pulso firme no hay batalla perdida contra ningún elemento.

Ponte en el rol que quieras. Puedes ser helio o hidrógeno que caliente el aire y acabe por inflamar la vela en tu clausto. Puedes ser seda o caucho que alberga el gas recalentado en su interior. O los cabos que unen vela y barqueta. Puedes ser el GPS que marca el rumbo. Puedes ser el brazo certero que maneja las espitas del gas.  Puedes ser la canasta que abraza a quienes se aventuran en el viaje. O puedes ser el viento que empuja. Todo hace falta para que el globo no se desinfle y se venga abajo.

Lo que no puedes es quedarte parad@. Aislarte. Abandonar.

Seguro que #eabe no es la solución. #eabe es sólo lo que pretende ser: una hoja de ruta en la búsqueda de una escuela que ilusione, que sorprenda, que haga buenas personas. Personas felices y sanas.

¿Te unes a la ruta del #eabe13?

Aquí te dejo un pequeño video que ilustra nuestro vuelo en globo, bufanda al viento.

La canción que he elegido para acompañar las imágenes es “Tell me a tale” de Michael Kiwanuka porque es un temazo y porque tiene esta letra tan tremendamente inspiradora:

Tell me a tale that always was,
Sing me a song that I’ll always be in,
Tell me a story that I can read,
Tell me a story that I believe.
Paint me a picture that I can see,
Give me a touch that I can feel,
Turn me around so I can be,
Everything I was meant to be.
Lord I need loving,
Lord I need good, good loving. [x2]
Show me some strength that I can use,
Give me a sound that I won’t refuse,
Tell me story that I can read,
Tell me a story that I can believe
Tell me a tale that always was,
Sing me a song that I’ll always be in,
Turn me around so I can be,
Everything I was meant to be.

EN ALGECIRAS NOS VEMOS. POR FUERTE QUE SOPLEN LOS VIENTOS.

Anuncios

Jornada Intercambio Experiencias Competencias Básicas


Llegó el 27 de mayo.

El pasado jueves realizamos en nuestro CEP la última sesión de las Jornadas de Capacitadores en Competencias Básicas. Estuvo dedicada a que los grupos mostraran su experiencia a lo largo del año y su tarea. Nos supo a poco la exposición de los trabajos realizados.

Algunas conclusiones:

  • Es posible trabajar las CCBB a través de Tareas Integradas.
  • Exige mucho trabajo, mucha coordinación, equipos cohesionados y con ganas.
  • Es posible realizarlas también en Secundaria. Hay más dificultades para coordinar horarios, equipo, departamentos, … pero es posible.
  • Nuestros centros han diseñado y puesto en práctica Tareas de una altísima calidad.
  • La experiencia es gratificante para el alumnado y para el profesorado.

Nuestros amigos Miguel Ángel Ariza y Fernando Trujillo, con su habitual buen humor, cerraron la actividad con un mensaje de ánimo “muy iCOBAE” para los y las asistentes: SHOW MUST GO ON.

Nosotros dispuestos. El próximo curso más.

Pinchando aquí puedes descargar las fotos y debajo puedes ver un montaje-resumen-recuerdo-conclusión en video:

Mi Internet

Sinclair Spectrum ZX

Retomo mi bitácora. La retomo, la rebautizo, la renazco, … dejemos descansar a la anterior.

Animado por la invitación de educ@conTIC para celebrar el Día de Internet, os cuento mi relación con la Red, que, como no soy tan joven como mi amigo “Meteco” que anda por el mundo deestranjis viene ya de hace unos cuantos años.

Debió ser allá por el curso 82/83 cuando compré el primer ordenador: un Sinclair Spectrum ZX de 48 K. Con teclas de goma, que duraron bien poco. Era de los primeros que llegaba al pueblo. Y todavía me acuerdo de las carcajadas de mis compañeros cuando les contaba todo lo que en un futuro cercano se podría hacer con esas máquinas. Yo había participado el verano anterior en un curso con la gente del Instituto Somosaguas -NNTT y MAV’s (nuevas tecnologías y medios audiovisuales) donde un tipo increíble, lástima no recuerdo el nombre, nos había contado que los americanos disponían ya de tecnología capaz “de fotografiar desde sus satélites el reloj de un paseante en cualquier lugar del mundo“.  Él juraba haber visto una tomada a un turista en la Plaza del Vaticano “…y se distinguía la hora“.  También nos contó que se estaban empezando a diseñar rutinas para “las computadoras” que harían que los niños y niñas aprendieran de forma más amena, se conectaran con el mundo, se cartearan con los de otros colegios. Tendrían  en unas cuantas cintas de cassette la información de millares de libros, y acceso a las bibliotecas y museos, …” cuando empiecen a llegarnos los deshechos de la industria militar -decía – cuando le empiece la industria civil a ganar dinero, a convertirlo en producto de consumo masivo”,

Yo, pobre TIC-tiritero, me lo creía todo. Y se lo contaba a mis compañeros, serios señores maestros de toda la vida, de pueblo pero ilustrados, que se reían de mí a carcajada limpia, y me escuchaban como al gracioso que cuenta un chiste.

Los programas y juegos, que venían en cintas, se instalaban desde un cassette externo. Pero lo mejor, lo que me hizo perder horas y horas de sueño fue la aparición de la revista microhobby, que empezó a publicar esas rutinas (código máquina decían – Basic lo llamaban otros) que había que teclear renglón a renglón.

Pude preparar pequeños programas para jugar con las mates o la ortografía, y para que jugaran mis niños… Y disfrutaban. Y yo también.

Luego llegaron aparatos mejores, con más K, sí Kb. El mega no se había inventao todavía. Y  El Corte Inglés fabricó los primeros con teclas de verdad, con el cassette incorporao y 128 Kb. Y luego con disquetera y empezó la cosa a ir a buen ritmo. No te digo ná cuando salieron los primeros 256. Con aquella pantalla verde. Nada de conectarlo a la tele. Y cuando las pantallas fueron a todo color ya fue la hostia.

Era curioso. Recuerdo que llegando los noventa siempre había algún aparato “top gama” en torno a las 250/300 mil pesetas. Que al año, año y medio siguiente ya estaba obsoleto.

Y llegó el Plan Alhambra, y se empezó a hablar de la introducción del ordenador en el aula,… y mis compañeros se siguieron riendo a carcajadas. ¿Cómo? El maestro es el maestro. Y todas esas pamplinas de vídeo y computadoras no eran más que jueguecitos que no valían pa ná.

Con los 90 llegó Internet. Y se me abrió otro mundo. La capacidad para investigar, encontrar información, aprender, aprender, … Me inicié en la creación de páginas web y blogs y me sentí crecer. Y lo que es mejor. Pude ver que había mucha más gente que trabajaba mucho y muy bien con las TIC.

Llegado el S XXI,  gracias a Internet, mis alumnos y alumnas (mis “guiris”) nos enseñaron su mundo a mí, a sus compañeros y a sus compañeras. Y pudieron conectar con sus amigos, a miles de kms desde clase. Y colgaron sus trabajos para que sus abuelos y tíos vean lo bien que trabajan. Se han motivado, han escrito para que los/as lean, han creado una radio,…

Y luego llegó la web 2.0, y las redes, y el twitter, y he conocido a más y más gente que sueña, como yo, con una escuela en la que todos y todas trabajemos en red, conectados, completándonos unos a otras, compartiendo. Gente de la que aprendo cada día algo.

Hace ya mucho tiempo que ver el reloj de un turista fotografiado por un satélite no sorprende a nadie. Podemos pasear por cualquier ciudad gracias al cochecito de Google sin movernos del sillón. Los GPS nos guían hasta el fin del mundo. Podemos hablar con nuestros amigos viéndonos las caras estén donde estén. Podemos instalar nuestra propia emisora de tv y retransmitir cualquier evento con un portátil y una conexión. Vivimos un mundo que ni en mis mejores sueños pude vislumbrar. Que me sigue sorprendiendo. Que me estimula.

Pero todavía oigo a mi alrededor cierto murmullo de risotadas de quienes (“objetores informáticos”) siguen defendiendo que todo esto no son más que pamplinas y pérdidas de tiempo que impiden “dar el programa”.

La diferencia está en que ahora yo no soy “el raro”. Yo empiezo a ser la norma, uno más del montón. Que sigue creciendo. Que sigue buscando(se).